Novedades
Home / Notas / Perú contra el Covid y la corrupción

Perú contra el Covid y la corrupción

Por Gerardo Torres (*), desde Lima.- Perú centra hoy su mayor atención en la campaña de vacunación contra la Covid 19, a fin de impedir que una eventual tercera ola del virus repita las trágicas consecuencias de las dos primeras embestidas, que dejó en total más de 300 mil muertos, una de las cifras más altas del mundo.

Al empezar su segundo mes de gestión, el gobierno de izquierda, que lidera el maestro rural, Pedro Castillo, está abocado a reactivar la economía y en impulsar las campañas de vacunación a nivel nacional, en medio de los embates de los partidos corruptos  de derecha que operan desde el Congreso, aliados con los monopolios económicos y la prensa, en otro intento por desestabilizarlo e intentar su vacancia.

En los últimos días, el Perú recibió un lote de más de 600 mil dosis de Pfizer  y en las próximas semanas de septiembre llegarán más de 13 millones de dosis procedentes de Canadá,  Estados Unidos, China y otros países, confirmó el ministro de Salud, Hernando Cevallos.

Las dosis servirán para acelerar el proceso de inmunización en todas las regiones del país, a fin de que la población se encuentre mejor protegida ante la tercera ola y la variante Delta.

Desde febrero pasado, cuando llegó al Perú un primer lote de 300 mil dosis de vacunas desarrolladas por el laboratorio chino Sinopharm, hasta septiembre ya han sido inmunizados, con las dos dosis, más de 8 millones de ciudadanos. La cifra  equivale a más de un cuarto del total de la población del país, que es de 32 millones de habitantes.

El alto número de víctimas por la Covid 19 en Perú, más de 300 mil, según cifras extraoficiales (180 mil, según versión oficial), es consecuencia de la precariedad del sistema de salud, sobre todo en el primer nivel de atención, hospitales públicos colapsados, sin camas UCI ni plantas de oxígeno. Miles murieron en los patios de los nosocomios de Lima y todas las regiones del país. También en las puertas de las clínicas privadas por no disponer de recursos económicos. Estos establecimientos, donde la salud es un negocio, admitían a pacientes infectados, previo pago de 50 mil dólares por adelantado.

El número de infectados bajó drásticamente en los últimos tres meses, hecho que permitió la reanudación de las actividades económicas y comerciales casi en su totalidad.

Sin embargo está latente una posible tercera ola. El Instituto Nacional de Salud (INS) informó que ya está confirmada la presencia en el país de la denominada variante Mu, debido a que tendría potencial escape inmunológico al efecto de las vacunas, de acuerdo a lo señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)

 “Esta variante tiene la característica que tienen otras mutaciones, lo que nos hacen pensar que posee la propiedad del escape inmunológico, que significa que las personas que ya han estado expuestas al virus, ya sea por infección natural o por vacunas, puede volver a presentar infección”, explicó.

La vocera del INS refirió que en el país circulan otras variantes de interés, como la Lambda, y de preocupación, como la Delta, las cuales podrían provocar la aparición de una tercera ola. Explicó que las posibilidades de que esto ocurra podrían disminuir si las personas respetan las normas de bioseguridad, usando doble mascarilla y evitando asistir a lugares con alta concentración de personas.

Mientras el gobierno lucha contra la pandemia, la derecha política – atrincherada en el Congreso -, y los monopolios económicos no le dan tregua al presidente Pedro Castillo, un maestro rural y dirigente campesino, el hombre que de niño caminó descalzo y trabajó para sobrevivir en su región natal de Cajamarca, en el norte del país.

El dirigente sindical y líder de izquierda llegó a Palacio de Gobierno, luego de vencer en elecciones democráticas, el 6 de junio pasado, a la candidata de la derecha, Keiko Fujimori, señalada por la justicia como cabeza de una organización criminal, y a todos sus aliados, empresarios con mucho poder económico, los medios de prensa y el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa.

(*) Periodista. Dirigente gremial del Sindicato de Periodistas y Comunicadores Sociales de Perú, y director del Semanario Nuevo País.

También puede revisar

Beto Páez: “No quiero jubilarme de dibujante”

Entrevistaron Patricia D’Auria y Mariela Lobo (*).- Humorista gráfico y dibujante, los diarios Tiempo Argentino, …

Nicaragua: Periodistas repudiamos a la OEA

La Unión de Periodistas de Nicaragua y la Asociación de Periodistas Parlamentarios, expresamos nuestro total respaldo al …