Home / Notas / Errores políticos y una estrategia neoliberal

Errores políticos y una estrategia neoliberal

Por Martins Morim (*), desde Lisboa.- “Estamos viviendo el período más grave de la pandemia”, dijo el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, este jueves, antes de anunciar a la población el nuevo período de encierro hasta el próximo mes de marzo.

Portugal dejó de ser ejemplo, es ahora el peor país en nuevos casos y en mortalidad por Covid-19. Esto es lo que sobresale de la evaluación semanal del centro europeo del control de enfermedades. Según los datos divulgados el jueves, 1429,43 nuevos casos por cien mil habitantes y 247,5 óbitos por millón de habitantes. No debería sorprender tanto que el Jefe de Estado haya dramatizado en su comunicación al país, cuando pidió “más y mejor trabajo” a las autoridades públicas y portuguesas.

Para esta realidad trágica contribuyó seguramente el aligeramiento de las medidas restrictivas en las festividades de Navidad y del final del año.

Según los especialistas, la subida vertiginosa se debe sobre todo a la variante inglesa, pero otras también han contribuido igualmente a esta situación, como la de Manaus (Brasil) y de Sudáfrica.

Y claro, naturalmente, el menor cuidado de los portugueses. No debe por lo tanto espantar que Portugal haya ya cancelado todos vuelos de y para Brasil y Reino Unido. Hasta el 14 de febrero, Portugal cierra fronteras y alivia medidas para contratar más médicos y enfermeros, incluyendo de América Latina.

Fue también aprobada por el ejecutivo la “posibilidad de suspensión de vuelos y de la determinación del confinamiento obligatorio de pasajeros a la llegada, cuando la situación epidemiológica así lo justifique”. El Estado de emergencia decretado tiene la duración de 15 días, que es lo que permite la Constitución, pero todo indica que se prolongará por mucho más tiempo.

“No vale la pena esconder la realidad o eludir la situación. Es necesario quedarse en casa, salir solamente para hacer lo esencial y con toda protección”, alertó el presidente. Sólo así sería posible testar y rastrear más posibles infectados y quebrar cadenas de transmisión, al mismo tiempo prosiguiendo con el proceso de vacunación. Pero nada hace prever que las restricciones sean alteradas en los próximos dos meses. Al contrario.

Lo que está ocurriendo acá y en el resto de la Unión Europea era previsible, dicen varios especialistas y alegan que, en el contexto de la pandemia, la ideología neoliberal dominante justifica la estrategia de “medio-término” adoptada hasta ahora, buscando un equilibrio entre salud pública, economía y déficit. Pero “Stuck in theMiddle” (estrategia atascada) es la peor de todas.

“La prioridad debería haber sido la salud! ¡Punto!”, dice uno de esos especialistas, Jorge Bateira, economista y docente universitario, para quien tanto el primer ministro, António Costa, como el presidente de la República son “enteramente responsables por la adopción de una estrategia vacilante, buscando equilibrios imposibles”.

“Es verdad que en la sociedad portuguesa hubo comportamientos irresponsables, pero también es verdad que eso siempre sucederá cuando el liderazgo político no tiene una estrategia convincente. Lo que ha ocurrido después de la primera ola pandémica fue un gravísimo desastre político”.

(*) Periodista.

También puede revisar

No somos Biden ni Trump: Somos la UTPBA

Carta a los referentes políticos y sociales del país. Para su conocimiento: ¿Usurpación y robo …

.