Home / Notas / Plataforma estratégica

Plataforma estratégica

Reproducimos a continuación la intervención de la compañera Lidia Fagale, actual Secretaria General de la UTPBA y Presidenta Pro Tempore saliente de la Plataforma Internacional de Cooperación de Periodistas de la Franja y la Ruta.

Buenos Aires, 26 de noviembre de 2020

INTERVENCION EN EL FORO DE COOPERACION DE ORGANIZACIONES INTERNACIONALES DE PERIODISTAS DEL BELT AND ROAD

Lidia Fagale
Secretaria General de UTPBA
Presidenta Pro Tempore saliente

Saludo en primer lugar

•         Al señor Liu Zhengrong, Vicepresidente Ejecutivo del Presídium de la Plataforma y Vicepresidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Periodistas de China.

•         Al director del departamento de Publicidad y Propaganda del Comité Central Partido Comunista de China.

•         Al Secretario Ejecutivo de la Plataforma, Señor Tian Yuhong

•         El Sr. Zhang Yannong, presidente de la Asociación de Periodistas de China.

•         A los Miembros delPresídium de la Plataforma de Organizaciones Internacionales de Periodistas del Belt And Road. A todos los delegados.

•         A todos los trabajadores que han organizado esta reunión virtual.

•         A los invitados que están en línea en este momento compartiendo con nosotros esta reunión con representantes de distintas organizaciones de periodistas del mundo. Una reunión donde la tecnología se pone a disposición de causas nobles, como estas.

La experiencia y la tarea desarrollada por la Plataforma de Organizaciones Internacionales de Periodistas del Belt and Road- desde su origen hasta la fecha del presente encuentro-,  período en el que  estuve a cargo de la Primera Presidencia Pro Tempore desde septiembre del 2019, momento en que formalizamos su estatuto para dar  inicio a una experiencia colectiva ha sido y es trascendente, estratégica y oportuna y marcó un hito en la historia de las  organizaciones de los periodistas del mundo.

 Dijimos,  decimos y aportamos  para la “Paz y Cooperación, apertura e inclusión, aprendizaje mutuo y resultados beneficiosos para todos”.

Esta fue una etapa cuyos resultados nos potencia a seguir trabajando con una agenda prospectiva, con sentido de futuro.

Hemos recorrido un camino junto a más de 60 organizaciones de muchos países, regiones y continentes.

Una iniciativa que llegó para enfrentar desde el campo de la comunicación estrategias de manipulación y tergiversación vinculadas a intereses de sectores y países del mundo occidental contra la centralidad que está teniendo China desde una perspectiva geopolítica y por su actitud solidaria ante una humanidad afectada por esta mayúscula crisis sanitaria provocada por la pandemia que atravesó nuestra iniciativa apenas nacida.

 La Plataforma allanó la necesaria   articulación de informaciones en  una de las situaciones más extraordinarias que haya vivido la humanidad durante el transcurso hasta hoy vigente de la pandemia que afecta a la mayoría de los países del mundo.

Realidad, que también puso en evidencia hace ya tiempo el fracaso de socialización del capitalismo, sus políticas egoístas donde el lucro y el mercado intentan anteponerse a la  calidad vida y a la vida misma de millones de seres humanos.

Y si, por un lado,  la coyuntura impuso a las organizaciones de la Plataforma enfrentar estas realidades, también hay que subrayar que la agenda de esta reunión demuestra que no hemos  dejado de lado  tareas prospectivas que avanzan hacia un futuro con más cooperación, con mayor inclusión y coordinación entre nuestras organizaciones, las que se sumaron y las que aún faltan integrarse a la Plataforma.

No son palabras, son hechos. El reciente balance del Presídium así lo demuestra. Tenemos una tarea acumulada y mucho por construir. Balance que al final de encuentro compartiremos colectivamente.

Cada uno de nosotros sabe todo lo que ha dado individualmente y colectivamente desde sus organizaciones y lo que aún puede ofrecer en el camino de la solidaridad y la defensa de la verdad frente a tanta mentira organizada. Impulsando desde nuestra labor políticas  que  sustentan la multipolaridad, en procura de un mayor equilibrio hacia la paz y se oriente a la vez  hacia  un orden más justo en la distribución de la riqueza, en la preservación  de nuestros  recursos naturales, el medio ambiente, en la utilización inteligente de  insumos comerciales, en el equilibrio de esos intercambios sin condicionamientos,  así como en la valoración de las  producciones culturales de los pueblos, sin estereotipos ni estigmatizaciones.

Incluyo a  todos aquellos sectores de la comunicación que impulsan iniciativas en distintos soportes y formatos tanto a nivel mundial y regional y que articulan  junto a  organizaciones de periodistas y comunicadores la gran batalla del Siglo XXI: La batalla de las ideas para disputar el sentido de sociedades sometidas a la cultura del consumismo, de las verdades a medias, de la manipulación y de las mentiras.

El mundo de la Comunicación viene también escribiendo una historia de lucha por la verdad, la genealogía de una comunicación anti-imperialista encuentra en miles de emprendimientos asociados a proyectos socioculturales y comunicativos un modo de construcción que enriquece nuestra tarea y objetivos y acerca a los pueblos a una mayor y mejor comprensión. Porque han nacido  de experiencias profundamente humanas, donde el arte, la música, la literatura, la política con mayúsculas, la cultura en general logran articular su  trascendencia con redes sociales más allá de las fronteras locales y nacionales. Es ese el momento en el que la tecnología se pone al servicio de causas nobles, aunque no siempre, sabemos, existen recursos para ello.

Experiencias que podemos reconocer en muchos países del mundo y que existen antes de la crisis sanitaria, que aportaron a luchar contra la desinformación durante la pandemia y que seguirán  aportando a   la construcción de puentes de amistad y de cooperación con los mismos objetivos planteados por los estatutos de nuestra organización internacional. Y muchas de esas experiencias socio culturales a las que me refiero, en sus distintos formatos difundieron y publicaron  la información producida por China y otros países- como Rusia y Cuba- enfrentando la mentira organizada por varios gobiernos y medios de occidente, fundamentalmente, los que responden a los lineamientos de los Estados Unidos y su obvio interés por no perder su hegemonía dominadora y depredadora en el plano económico, tecnológico, militar y cultural. Los invito a mirar todo  este escenario que no es nuevo en la historia de lucha de los pueblos- que da cuenta también de una historia de lucha compartida por el pueblo Chino- pero que requiere de parte nuestra un reconocimiento también por la tarea desarrollada.

El Gobierno de la RCA. Popular China, el Grupo de Medios del Estado, el Partido  Comunista de China y la Asociación de Periodistas de Toda China han desplegado enormes gestos de solidaridad para con países y las organizaciones de periodistas que integramos la Plataforma en un escenario donde la vida de millones de seres humanos sigue estando en juego así como la pérdida de  vida de muchos periodistas quienes  ejerciendo el derecho a la información veraz murieron alcanzados por la pandemia.

Esta solidaridad fue material y también tuvo la calidez humana del apoyo mutuo,  en momentos en que ya antes del avance de la covid 19 muchas regiones del mundo estaban siendo sometidas a las políticas depredadoras del capitalismo voraz y egoísta, de variante neoliberal, con consecuencias dramáticas para el conjunto de la humanidad, potenciadas y descarnadamente evidenciadas en el proceso de la pandemia que no ha concluido.

Dada la complejidad que el mundo ha adquirido en esta etapa geopolítica actual, el periodismo se enfrenta a nuevos paradigmas y variables de comprensión que requiere de una mayor y precisa capacitación.

Necesitamos y así lo estamos proponiendo que más colegas intercambien experiencias en los distintos países que integran la Plataforma, se capaciten desde valores culturales y profesionales que establezcan  puentes más sólidos de comprensión e interpretación de prácticas sociales-culturales y éticas.

El desarrollo tecnológico y los nuevos paradigmas que se nos imponen para comprender el mundo actual requieren nuevas capacidades y conocimientos y nos enfrenta a nuevos dilemas y contradicciones y todo ello nos demanda calidad formativa. El plan de trabajo que tenemos por delante nos invita a  desarrollar  una agenda   propositiva que nos enriquece como periodistas y, esencialmente como seres humanos.

La  experiencia a la que nos obligó la Infodemia, que  mata como la Pandemia y el Capitalismo-Imperialismo voraz y egoísta, ratifica una y otra vez que estamos en el camino correcto.

La plataforma debe seguir reforzando y respaldando herramientas y experiencias de comunicación propias que produzcan contenidos acorde con nuestros objetivos de cooperación, intercambio y amistad. No podemos depender únicamente de las estructuras mediáticas tradicionales, devenidas en grupos económicos de gran porte económico que juegan un papel estratégico y logístico en el capitalismo financiero internacional. Muchas veces, lo sabemos, sus líneas editoriales responden a intereses ajenos a las grandes mayorías, como ha quedado demostrado en el escenario comunicacional que utilizó la pandemia para desatar una verdadera guerra fría,  impulsada por los EEUU y otros factores de poder anteponiendo intereses sectoriales a las necesidades de la mayoría de la humanidad y difamando a China esencialmente, como a Rusia y en el caso de la región latinoamericana a Venezuela y Cuba.

Los invito a mirar todo el campo comunicacional.

Cooperación, solidaridad, intercambios, Capacitación y fortalecimiento de herramientas propias de comunicación.

 La Plataforma y así quedó fehacientemente demostrado es una  organización necesaria en esta etapa. Pero también interrogarnos en qué etapa estamos en el mundo, nos obliga a contestarnos con mayor capacitación, para seguir delineando con mayor precisión y fortaleza nuestra organización internacional.

No quiero dejar de decir a todos los presentes, que me he sentido horrada de ser la primera presidenta rotatoria de la Plataforma de Cooperación Internacional de Periodistas del Belt and Road, no sólo en mi condición de Secretaria General de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires, integrante de la Federación Latinoamericana de Periodistas.

Me siento honrada en mi condición de mujer, de haber inaugurado junto a otros colegas,  repito- esta “oportuna y estratégica” iniciativa, en un momento donde muchas mujeres del mundo están luchando por sus derechos, por dar cuenta de su capacidad de dirigir, de proponer, de construir, de aportar positivamente y de crecer en la cooperación y en la amistad de los pueblos Y la Plataforma también ha honrado y reflejado esas luchas al darme esta oportunidad  y a todas las compañeras que estuvieron y están presentes representando a sus organizaciones. Aquí me quedo para seguir construyendo colectivamente. Gracias a todos por permitirme compartir estas palabras.

También puede revisar

Usurpación: Mensaje de la UTPBA al Papa

Camaño: “El periodismo marioneta ataca a Cuba a caballo del país más genocida del mundo”

Juan Carlos Camaño, presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), fue entrevistado por Gustavo …