Home / Gremiales / Asuntos Profesionales / Rivadavia, El Mundo, Del Plata: Enajenados

Rivadavia, El Mundo, Del Plata: Enajenados

Por Secretaría Gremial.- No hay silencios ni invisibilidades que definan el pase a retiro de la historia. En todo caso hay intencionalidades que en vano buscan clausurar hechos. Rivadavia y El Mundo siguen siendo dos ejemplos de cómo resistir en la más dura adversidad: salarios que no se cobran, puestos de trabajo bajo la amenaza permanente, continuidades de las señales en serio riesgo, todo como consecuencia de responsabilidades empresarias que nadie se anima a minimizar o relativizar.

El juez que entiende en la causa por la quiebra de REC SA (explotadora de las frecuencias de radio Rivadavia y FM Uno), Horacio Federico Robledo, dispuso el remate de la empresa para el 12 de julio, entre cuyos bienes se incluye en el inciso F “Plantel Total de empleados” (SIC, respetando las mayúsculas del original), un paso judicial que en prensa no reconoce antecedentes ni inmediatos ni mediatos –quizás tampoco lejanos- y que obliga a una atención extrema respecto de lo que vaya a ocurrir en los próximos días.

Desde los tiempos en que el Grupo Cetrá trató de naturalizar el cobro en cuotas del salario, para proponer como salida a esa aberración legal y humana el achicamiento del plantel para que se normalizara la situación, pasando por la llegada del Grupo de los hermanos Whipei, en setiembre de 2016, donde la intención era despedir a 40 trabajadores, hasta llegar a la propuesta de la Sindicatura designada con motivo de la quiebra, que planteaba más de 40 cesantías, la Rivadavia vaciada, impunemente manejada desde lo empresarial, que finalmente quebró en octubre de 2017 siempre sintió la misma tensión que resistía –y resiste- la salida a la crisis sin los trabajadores.

No hubo interlocutores de los trabajadores y sus organizaciones (AATRAC, UTPBA, SAL y SUTEP) que no supieran dónde estaba el límite, incluso en estos últimos 8 meses donde sólo el compromiso de operadores, periodistas, locutores, productores,  personal administrativo y técnico,   permitió que la radio siguiera en el aire, una apuesta que no mitigó un miserable “prorrateo” y que siempre tuvo claro que esa era una manera contundente de establecer la continuidad laboral para todos como única alternativa a una radio que nunca dejó de tener futuro.

“Sin pasivo y sin personal” decía el escrito de la Sindicatura presentado ante el juez y que en la audiencia del 11 de junio las representaciones de los trabajadores rechazaron de plano, mientras el ENACOM recibía la noticia de la subasta y prometía una respuesta (un escrito posterior hizo hincapié en la reglamentación que está obligada a que se cumpla, sin objetar el mecanismo de la subasta).

En esa misma audiencia, presidida por el juez Robledo, las organizaciones recordaron que una resolución judicial de diciembre de 2017 dispone que una vez concluido el proceso de liquidación, haciéndose cargo de las radios los nuevos propietarios, se debían abonar los salarios devengados desde noviembre (hoy el prorrateo sólo cubrió ese mes y parte de diciembre) hasta el momento de la entrega.

La reincorporación de los 22 trabajadores despedidos de Radio El Mundo marcó un resultado valioso, importante para una lucha que había arrancado en un reclamo por el pago de salarios, planteo que retomó su fuerza una vez impedidos todos los despidos.

El 28 de junio (el conflicto empezó en enero) las organizaciones y los delegados de la radio reclamaron ante el Ministerio de Trabajo el pago de 4 salarios , “y en algunos casos 5” a cada trabajador; y subrayaron que el planteo se hace por la totalidad de los trabajadores, incluyendo a los contratados. Todos fueron reincorporados y todos –salvo los que se dieron por despedidos y eligieron otro camino- deben cobrar sus salarios: FIOFIO, DifusoraBaires y contratados forman parte de la misma empresa.

Una empresa que se mueve por fuera de toda legalidad y decoro, que no se ve afectada por ningún tipo de acción administrativa, societaria, impositiva, quizás porque se mueve desde un orden precapitalista, donde predomina el primitivismo, los modos feudales, el cuasi esclavismo; en un ámbito donde las conductas enajenadas deberían ser atendidas por los responsables, antes que, como ya lo señalamos en otra ocasión, todo derive en un hecho trágico.

En el edificio contiguo más de 40 trabajadores de Radio Del Plata fueron despedidos por los mismos que redujeron a menos de su mínima expresión a 360 TDA, el Grupo que encabeza Gerardo Ferreyra. No se trata de un contagio, se trata de decisiones empresarias. Tremendas y brutales decisiones empresarias.

 

También puede revisar

Paritarias de radio: rechazo de la UTPBA

En la primera audiencia realizada en el marco de las paritarias 2022-2023 correspondiente a radios, …

Paritaria prensa gráfica: 60% y cláusula de revisión

La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) y las cámaras que representan …