Novedades
Home / FELAP / Decir FELAP

Decir FELAP

Por Eleazar Díaz Rangel (*).- Cruzada de espadas estaba América Latina cuando en Caracas y en México dimos los primeros pasos para crear una organización de periodistas que en tan difíciles circunstancias para la profesión en varios países, agrupara a todas las organizaciones gremiales de entonces: sindicatos, asociaciones, uniones, colegios.

Primero fue el Encuentro Latinoamericano de Periodistas en Caracas en 1975, y pronto el Congreso fundador en México en junio de 1976; 36 organizaciones, 9 de ellas mexicanas, de 21 países asistieron a ese I Congreso.

“La Federación Latinoamericana de Periodistas es la creación heroica de miles de periodistas profesionales y estará integrada al servicio de sus ideales de libertad y mejoramiento profesional e todos los ordenes, batallará sin descanso por la  defensa y protección de los periodistas preso, perseguidos o desterrados…”, dice su declaración inicial.

Muchos han caído durante ese recorrido de cuatro décadas hasta hoy, cuando aquí en Buenos Aires se celebra el XII Congreso. Es momento para recordar a ese reducido grupo promotor fallecido: el peruano Genaro Carnero Checa, el cubano Ernesto Vera, Luis Jordá Galeana de México y Danilo Aguirre de Nicaragua.

Durante esos años se fue consolidando la Federación, pero hubo momentos de quiebra; algunas organizaciones afiliadas desaparecieron, o como en el caso de la venezolana, cambiaron su orientación política-gremial, en contradicción con los lineamientos de FELAP, y hoy, desde hace algunos años, está fuera. Mas adelante hubo un cambio trascendente, con la Unión de Trabajadores de la Prensa de Buenos Aires, una sólida organización que asumió la sede cuando entró en crisis la de México, y con la Presidencia, en  las manos de Juan Carlos Camaño, que la ha conducido, en condiciones difíciles, con la el apoyo de un equipo directivo multinacional, como ha sido característica de FELAP desde su fundación, hasta nuestros días.

Este XII Congreso de FELAP se reúne en particulares condiciones en el campo de la comunicación y de la información, cuando el poder de informar, según estudio de un grupo de investigadores y  periodistas franceses dirigidos por Ignacio Ramonet,  han llegado a la conclusión de que después del poder financiero, pasa a ser el segundo, tal es la influencia que ejerce en el mundo a través de lo mas poderosos medios y servicios internacionales noticiosos, para conformar la opinión pública en cada uno de nuestros países.

Refiriéndose al libro, “Los Nuevos perros guardianes”, el periódico “Le Monde Diplomatique”, afirma: “Serge Halimi, su autor, ilustra un fenómeno creciente y universal: el modo en que la profesión de periodista sirve de vehículo, propaganda y defensa de los intereses de los propietarios de los medios de comunicación, a su vez imbricado con los del poder económico y político. Con las excepciones del caso, el periodismo resulta así una formidable maquinaria de soporte ideológico e intereses minoritarios, correa de transmisión del poder en lugar del contrapoder”.

Un líder negro, asesinado en Estados Unidos, Malcolm X, también se pronunció sobre este grave problema, y lo hizo en forma radical:

“Los medios de comunicación –dijo- son la entidad  mas poderosa de la Tierra. Ellos tienen el poder de  hacer culpable al inocente y de inocente al culpable, y este es el poder. Porque ellos controlan la mente de las masas”.

Como nunca en toda la historia de la comunicación y de la información, cuando las agencias transnacionales de noticias concentraron su poder en tres de ellas, que se repartieron el mundo, como antes las potencias se habían distribuido territorios que hicieron colonias. Ignacio Ramonet, en el estudio “Los nuevos dueños del mundo”, se refería al cambio habido entre los poderes mundiales, seguía siendo el poder financiero-económico el mas importante, poderoso e influyente, pero ya no era el político, de los Estados, el segundo, pues había sido rebasado por el poder mediático, y cómo un grupo de poderosos empresarios de la comunicación, dominan todo cuanto se comunica en el mundo.

Y en tal sentido, para referirme a la globalización y la información, creo que nada mejor hoy que ofrecer como modelo el caso Venezuela, en consecuencia, me atrevo a afirmar que en todo el siglo XX y lo que va del XXI, nunca un país latinoamericano había sido objeto de un cerco agresivo desestabilizador como el que afecta a Venezuela en estos días. Me dirán que olvido el que hubo contra Cuba en los años 60; no lo obvio, es distinto porque en esa época no tenía fuerzas internas opositoras de la magnitud de las que hay en Venezuela, ni las libertades democráticas que hay en nuestro país. Quizá se parece mas a la situación de Chile en los 70, que terminó con el derrocamiento y muerte de Allende e imposición de una de las mas criminales dictaduras del continente.

Desde hace algún tiempo se denuncia la guerra económica, el cerco mediático y las mas diversas acciones desestabilizadoras internas y desde el exterior, y aprovechando un episodio en la OEA se han puesto contra Venezuela al menos a 15 países latinoamericanos, que forman amplia mayoría en Unasur, y que hoy siguen los pasos de Washington. Debe agregarse que según versión parcializada, la Unión Interparlamentaria Mundial aprobó una declaración contra Venezuela, que pareciera redactada por la oposición.

Lo mas grave es que el Almirante Kurt W. Tidd, Jefe del Comando Sur, en informe a la Comisión de Servicios Militares del Senado de EEUU, y no a la Comisión de Política Exterior, como lo hacían antes, y como debe ser, pues ese Comando depende del Departamento de Estado, les advierte que “la Crisis en Venezuela podrá obligar a una respuesta regional”, que ”la inestabilidad en Venezuela afecta a toda la región”, y les explicó que esa inestabilidad en nuestro país es debido “a la escasez generalizada de medicamentos y empeoramiento de la situación económica” que ha generado “una creciente crisis humanitaria en Venezuela podrá obligar a una respuesta  regional”. Que por supuesto, no trascendió cual podría ser, pero tratándose de esa comisión, es de suponer que seria una respuesta militar. Y de paso y manifestó su preocupación por la influencia de Rusia, China e Irán en América Latina.

Desde el acceso de Chavez al poder hasta hoy, nunca Venezuela se había encontrado en esa situación de cerco, amenazas y asedio como ésta.

Situación complementada con una agresiva oposición que cree llegado el momento de dar el empujón final al gobierno del presidente Nicolás Maduro, combinando acciones de la Asamblea Nacional y de EEUU-Almagro en la OEA con los grupos mas violentos en la calle que han enfrentado a los cuerpos policiales, hicieron graves destrozos en el hospital materno infantil, a un liceo, instalaciones del Metro, ataques a cuartelillos policiales y militares que llevaron a la dirección del Psuv a un llamado a la solidaridad internacional, y a la reunión extraordinaria de los cancilleres de la Alba en La Habana y a llamar al chavismo a un “alerta vigilante”, prestos para pasar a un “alerta combativa” si la oposición pasa la raya.

Uno se pregunta: ¿Cómo es posible que la convocatoria de la dirigencia de la oposición, que reunió un gentío, no pudiera deslindarse de los hechos violentos ocurridos? Ocurre que la forma como se organizó esa manifestación del jueves y la magnitud de los hechos violentos, demostraron que no eran acciones de un grupo de desalmados, radicales, sino que tenían el compromiso de la mayoría de sus dirigentes, y planes que no pudieron ejecutar por la oportuna acción de las autoridades.

La situación, tal como está planteada, pareciera reflejar que en Washington han sido convencidos de que es el momento de acentuar la campaña contra la apetecida Venezuela, razones por las cuales se explican las exhortaciones a  estar mosca como en ninguna otra ocasión.

Todos ustedes, supongo, estarán conscientes de la importancia que tiene el proceso revolucionario venezolano, y las nefastas consecuencias que traería su derrota. Estados Unidos sabe bien de las reservas probadas de petróleo en Venezuela, de 300 un mil millones de barriles. En un país con déficit en su producción de hidrocarburos y un exagerado consumo, ese petróleo lo tendría a apenas cuatro horas si logran sustituir su gobierno. Pero existe otra razón fundamental, como son los efectos que ha tenido en la región ese proceso, y la ayuda que ha prestado a otros países de la región. Después de Venezuela vendría la desestabilización en Bolivia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, con Cuba aislada, todo volverá a ser lo que antes fue, países dependientes del imperio.

De allí la importancia de preservar ese proceso en Venezuela, tal como lo planteó el martes la colega argentina Stella Calloni, en Telesur y en tal sentido, este XII Congreso debe ser un instrumento en ese esfuerzo de la región.

(*) Periodista venezolano. Fue el primer Presidente de la FELAP y es Presidente de Honor de la entidad.

 

 

 

 

También puede revisar

Beto Páez: “No quiero jubilarme de dibujante”

Entrevistaron Patricia D’Auria y Mariela Lobo (*).- Humorista gráfico y dibujante, los diarios Tiempo Argentino, …

Nicaragua: Periodistas repudiamos a la OEA

La Unión de Periodistas de Nicaragua y la Asociación de Periodistas Parlamentarios, expresamos nuestro total respaldo al …