Home / Notas / Cuidados para ser menos descuidados

Cuidados para ser menos descuidados

Por Sebastián Bramante (*).- Los usuarios de internet incrementan día a día la exposición de datos personales en la web, poniendo en peligro hasta su integridad, y obsequian información que bien se podría intentar resguardar tomando algunos recaudos.

Las personas –entre ellos más de mil quinientos usuarios de Facebook- que utilizan redes sociales, se comunican y trafican datos vía correo electrónico o hasta realizan transferencias bancarias con sólo hacer un click, deben tener presente que todo lo que se haga en la red puede ser capitalizado para usarse en su contra.

Un ejemplo de ello puede ser el denominado “phishing”, una estafa implementada por delincuentes que envían correos electrónicos camuflados con el disfraz de una empresa reconocida, a fin de robar datos bancarios o también insertar un virus en la computadora de la víctima, una metodología que puede ser utilizada para obtener información o para espiar ordenadores ajenos.

Se ha detectado una amenaza

Paradójicamente, a pesar de poseer incontables recursos técnicos y financieros, gigantes del mundo de la red como Facebook, Twitter y Yahoo tomaron cartas en el asunto y trabajan para intentar hacer frente a una problemática que afecta la privacidad de millones de usuarios. Incluso, es de público conocimiento un reporte según el cual 200 millones de nombres de usuarios y sus contraseñas estaban a la venta en foros de piratas informáticos.

Prevenir es cuidar
CUIDADOS 3Por ello no está demás ser cuidadosos a la hora de sentarnos frente a una computadora o sumergirnos en el ciberespacio mediante algún dispositivo móvil. Por ejemplo, una de las recomendaciones es no utilizar los mismos datos de usuario y contraseña para distintos servicios, como pueden ser cuentas de correo electrónico, redes sociales o los utilizados para realizar trámites bancarios, con el fin de no facilitar el acceso a las mismas si es que cibercriminales logran hackear alguna de ellas.

También, se recomienda emplear contraseñas extensas que combinen letras con números, y evitar datos de fácil interpretación como fechas de cumpleaños, nombre y apellido del administrador de la cuenta y números que lo identifiquen, como puede ser el del Documento Nacional de Identidad, pasaporte o la dirección de su casa.

Activar las notificaciones para recibir un mensaje de alerta cuando se inicie sesión desde un dispositivo inusual, y no guardar las claves cuando el sistema gentilmente nos ofrece la posibilidad de recordar la contraseña, son otras de las precauciones que se pueden adoptar para no regalar datos fácilmente.

Aunque es bien sabido que para estar realmente protegidos de los heckers y de quienes quieran saber más de lo que cada individuo quiera contar, la forma más efectiva de lograrlo es no decirlo y mucho menos publicarlo en el mundo virtual.

(*) Periodista

 

 

 

 

También puede revisar

Frutilla

Por Leticia Amato (*).- “Al atraco ellos le llaman I.V.A, razón tenían cuando hablaban de vacunación masiva…” Rap …

Chile: Del ruido de sables al ruido de tripas

Por Manuel Cabieses Donoso (*).- En Chile –un país montañoso sembrado de volcanes- los ruidos …