Home / Notas / Fidel periodista

Fidel periodista

“La verdad no solo necesita ser verdad, sino también ser divulgada”. Fidel Castro

Con motivo del cumpleaños número 90 del comandante Fidel Castro, la UTPBA a manera de homenaje recrea lo que han dicho varios de nuestros compañeros cubanos pertenecientes a la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) acerca de “Fidel periodista”, en un libro cuyo prólogo hiciera el entrañable y recordado compañero Guillermo Cabrera Álvarez (1): “Este es un acercamiento con una mirada profesional al periodismo que realizara y realiza Fidel. Aquí lo verán pensando al pie de la rotativa, analizando títulos, escribiendo contra el cierre, avanzando ideas, discutiendo en la redacción, y sintiendo como todos la alegría del olor de la tinta de imprenta, esa que nos navega por las venas a quienes abrazamos de corazón el periodismo”.

Por su parte, en uno de los párrafos del libro citado hecho hace diez años, cuando Fidel cumpliera 80 años, la periodista y compañera Marta Rojas (2) decía: “Hay otros puntos también importantes, como cuando él ofrece entrevistas. Podemos recordar la que le concedió a un reportero del periódico Alerta, en México, antes de embarcar en la expedición del Granma. Entonces ratifica, reitera la decisión: venir a liberar a Cuba. En esta entrevista el periodista –Benjamín de la Vega- prácticamente no tuvo que hacer nada. El verdadero periodista –sin subestimar la importancia de una pregunta u otra- es él.

A mi juicio debemos ver en Fidel al periodista propiamente dicho y a la vez la importancia que él le da a la prensa como líder, hoy líder mundial. Ese líder extraordinario que nosotros, por suerte, tenemos y que es el artífice de la Revolución”.

Ernesto Vera (3), también un entrañable y querido compañero de la UTPBA y de la FELAP escribió en un artículo titulado “El nuevo periodismo trazado por Fidel”, lo siguiente: “La primera idea que tengo en cuanto al análisis de las cualidades del jefe de la revolución cubana, en su condición de periodista, es que estamos hablando de alguien que no es necesario que yo repita que es la figura señera del siglo XX en nuestra región. Y que lógicamente tiene una cantidad de facetas tremenda. Él mismo es ejemplo de algo que siempre repite: la necesidad de comprender cómo el cerebro humano está en condiciones de ser capaz de abordar muchas temáticas y que puede la persona tener muchos talentos o circunscribirse a uno o a pocos.

Fidel es ejemplo extraordinario del periodismo en su expresión máxima, únicamente posible en las condiciones de una revolución verdadera hostilizada por la fuerza más poderosa que haya existido, y ante el reto del ejercicio de una profesión que él califica como la más cercana a la capacidad requerida por el estadista”.

El querido compañero Juan Marrero (4) se refirió a “El colega Fidel” de esta manera: “Es un excelente y respetado colega en el buen sentido de la palabra. Y por eso los periodistas cubanos sentimos una genuina admiración y orgullo cuando hemos tenido la oportunidad de intercambiar libremente criterios de orden profesional con él en largas jornadas de congresos y plenos ampliados de la UPEC; o cuando él acude a algunas de nuestras redacciones, en medio de acontecimientos relevantes, para apoyar el trabajo periodístico; o cuando hemos tenido el privilegio de dar cobertura a sus actividades como dirigente revolucionario, dentro o fuera de las fronteras de la patria, donde siempre encontramos en él al colega que traslada información y presta su ayuda para que el trabajo que emprendemos concluya con eficiencia”.

El compañero Tubal Páez (5) en aquella edición aludió a Fidel destacando que por entonces llevaba “Sesenta años de periodismo”, y dijo: “Basta recordar que formó a gigantes como el Che, a Camilo, a Raúl, y a miles de jefes y combatientes; que ha colocado a nuestro país en una cima prestigiosa y admirada de este mundo convulso y desorientado, y que se ha puesto al frente de su pueblo para llevar adelante la hazaña colosal de un combate permanente contra las fuerzas más tenebrosas que existen sobre la tierra y dentro del alma de los hombres, y que amenazan la existencia misma de la humanidad.

El nombre de Cuba suena cada vez mejor en los oídos del mundo, a pesar de la colosal campaña de mentira, cinismo y manipulación. La frustración que varias generaciones de cubanos sufrieron durante más de medio siglo, por la interrupción del proyecto martiano, fue transformada en dignidad en virtud del combate justo y heroico que libramos los cubanos. Esta lucha ha dado a Cuba, a América Latina y al mundo, un líder indiscutible, defensor incansable de miles de millones de personas en el planeta que ni siquiera conocen sus derechos como seres humanos, y de la necesidad de conjurar los peligros que se ciernen sobre la naturaleza amenazada por la voracidad insaciable del capitalismo depredador.

Es un orgullo enorme y un compromiso muy serio para todos nosotros que ese hombre sea, además, periodista”.

La escritora Katiuska Blanco (6) por su parte, destacó el constante seguimiento de Castro en relación al trabajo de los medios de comunicación y su vinculación con las necesidades de la sociedad: “Durante todos estos años se ha probado la importancia que Fidel concede a los medios de difusión, porque no solo ha seguido su trabajo, sino que ha formado parte de él, se ha involucrado directamente, lo mismo ante la inminencia del paso de un huracán que para explicar una decisión política o un acontecimiento histórico, para orientar y movilizar al pueblo. Él conoce y prioriza los medios en su inagotable interés por informar, explicar, convencer, sumar, intercambiar opiniones en pos de un conocimiento también más profundo de la opinión pública.

Nunca olvido que fue precisamente en encuentros con periodistas, intelectuales y artistas de la UNEAC y de la UPEC, en la década del ochenta, que analizó el rumbo de la sociedad socialista en Cuba y otros países, y esbozó los inicios de la rectificación de errores, denominada ´Por el camino correcto’”.

(1) Fue director del Instituto Nacional de Periodismo. Fundó el periódico Juventud Rebelde.

(2) La única periodista presente, de manera fortuita, al momento del asalto al Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953. Ella estaba allí enviada por el medio para el cual trabajaba, para cubrir los carnavales de Santiago de Cuba.

(3) Ernesto Vera, fallecido este año, fue presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), fundador de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), director del Centro Regional de la Organización Internacional de Periodistas (OIP) en México.

(4) Fundador de Prensa Latina y el periódico Granma. Presidente de la Comisión de Ética de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y miembro de la presidencia de esta entidad. Falleció el pasado 18 junio de 2016.

(5) Fue presidente de la UPEC y actualmente es Presidente de Honor y Vicepresidente Primero de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP).

(6) Katiuska Blanco Castiñeira: Licenciada en periodismo. Ha realizado investigaciones sobre la vida de Fidel Castro, y es autora del libro Guerrillero del Tiempo. Conversaciones con el líder histórico de la Revolución Cubana, el cual tuvo gran aceptación y fue presentado en Bolivia, Ecuador, Argentina, Colombia y Venezuela.

También puede revisar

Moreno: ¿camino a la solución?

Antes del 30 de junio de este año, la UTPBA debería ser notificada por la …

Enterados

La UTPBA entregó en el Congreso Nacional la más reciente edición de denuncia referida a …