Home / Notas / Europa en la incertidumbre: La pandemia no da respiro

Europa en la incertidumbre: La pandemia no da respiro

Por Sergio Ferrari (*), desde Berna.- En un planeta que acaba de superar los 100 millones de contagios –el doble que a mitad de noviembre– Europa trata, con niveles de éxito muy tibios, apagar los focos del incendio pandémico. 

Para ello, desde inicios de año, los nuevos re confinamientos en casi todos los países se manifiestan como la hipótesis-receta principal. La tercera ola, más furtiva, brutal y asesina que las dos primeras, hace estragos y vuelve a interpelar la misma base del funcionamiento normal continental. 

A través de controles reforzados, medidas preventivas y exigencias de test anti-Covid 19 para los no nacionales, se alzan nuevamente las murallas intracontinentales.

Estado de emergencia extrema en Gran Bretaña que acaba de superar los 100 mil muertos. Gritos de desesperación de Portugal que ve desbordarse su estructura hospitalaria. Situación con ribetes de descontrol en España que desde el 18 de enero supera cotidianamente las 25 mil infecciones, y en los últimos días se aproxima a los 30 mil casos. Toque de queda en Francia después de las 18 hs, que innova en el estudio de medidas extremas como impedir el uso de los celulares en el transporte público .

En este incierto contexto de pandemia explosiva y restricciones que asfixian, la vacuna aparece como el único extinguidor de la crisis a mediano plazo. Sin embargo, las productoras no dan abasto, incumplen sus compromisos y retrasan la planificación de los Estados para suministrarla. Una verdadera carrera contra el tiempo que marca la cotidianidad de un continente auto amurallado que instala nuevos alambres de púas virtuales en los límites geográficos nacionales. 

Suiza, semiconfinada desde mitad de enero -y en todo caso hasta fines de febrero- ve, como todos sus vecinos, seriamente alterado su respirar diario. El tele trabajo obligatorio donde sea posible realizarlo. La actividad comercial y servicios seriamente reducidos – sólo abierto los de alimentos en sus diversas modalidades; farmacias; peluquerías. Vida cultural y deportiva igual a cero. Escuelas primarias y secundarias, por el momento, abiertas pero observadas. Turismo nacional casi extinguido y el internacional, inimaginable. Bares y restaurantes cerrados.  

A casi un mes de iniciada la vacunación sólo 200 mil personas –de una población de 8 millones- han recibido la primera dosis, lo que pone en serias dudas el anticipo gubernamental de asegurar para junio la cobertura total programada. 

En este marco particular de restricciones de funcionamiento, las organizaciones asociativas y solidarias siguen con su compromiso vía virtual. Como lo ejemplifica, por ejemplo, el significativo apoyo financiero promovido para las víctimas de los dos huracanes de noviembre en Nicaragua. En paralelo, sectores altermundialistas helvéticos participan del Foro Social Mundial (FSM) virtual que comenzó el 23 de enero y culminó el 31.

Y los sindicatos siguen con su lucha cotidiana, menos territorial, pero igual de efectiva. Contra los despidos, para asegurar la estabilidad de trabajadores independientes y aprendices, y para levantar la voz, presencialmente, en conflictos graves como el de los trabajadores del aeropuerto de Ginebra.

(*) Periodista. Co – presidente de SYNDICOM (Sindicato Suizo de la Comunicación).

También puede revisar

EE.UU: Covid y vacunas después de Trump

Por Gabriela Esquivada (*), desde EEUU.- La prioridad para el gobierno de Joe Biden ha sido la …

La impunidad no será eterna

La UTPBA agradece a las organizaciones que nos han expresado, de distintas maneras, su solidaridad …