Novedades
Home / Notas / El hambre y las ganas de comer

El hambre y las ganas de comer

Por Sergio Torres (*).- En menos de un mes, en Estados Unidos se dirimirá si hay o no nuevo presidente para el período 2021-2025. La pelea, como siempre, será entre demócratas y republicanos, es decir, entre la derecha y la extrema derecha. Nada nuevo. Resulta curioso ver cómo en ciertos ámbitos progresistas a nivel mundial (Argentina no escapa al ejemplo) se sigue con atención, casi al filo de la silla la pulseada entre Donald Trump y Joe Biden, para ver cuál de los dos septuagenarios será patrón y sota a escala global, como si realmente algo de fondo pudiera cambiar dependiendo de quién triunfe. Se enfrentan, de acuerdo a conclusiones un tanto vergonzosas, el autoritarismo contra la libertad, el conservadurismo contra el progresismo ¡¿?!, casi casi que el bien contra el mal. ¿Será para tanto? Si uno se pone en pesimista y mal pensado puede suponer que en cualquier caso Cuba seguirá siendo bloqueada y utilizada como mal ejemplo de casi todo, Venezuela continuará asediada por los cuatro costados para quebrar al gobierno de Nicolás Maduro, y en Bolivia intentarán por todos los medios que el MAS no recupere el gobierno en elecciones democráticas luego del golpe de Estado del año pasado, por poner ejemplos cercanos. Los gobiernos bufones de sus políticas sociales y económicas serán presentados como el ejemplo a seguir, y, con muro o sin él, miles de centroamericanos que intentan -y logran- ingresar a Estados Unidos cada año, serán la mano de obra barata y en negro que siempre le viene bien al explotador. Para el resto siempre habrá alguna guerra por acá y otra por allá que servirá para mantener aceitada la máquina de la industria bélica. En esos países, solo en esos, lloverán las inversiones luego de ser despedazados so pretexto de alguna tiranía a extirpar en nombre de la libertad, la democracia y los derechos humanos. Tanto Biden como Trump, es decir la derecha y la extrema derecha, llevan recaudados en pocos meses más de dos mil millones de dólares en aportes de empresas y particulares para sus campañas, de acuerdo a datos revelados pocas semanas atrás por el New York Times y Forbes. Suena ingenuo no pensar que esas ofrendas son para mantener el status quo, aunque cada uno lo hace a su manera: Trump de un modo más grosero y explícito, Biden con el peligroso discurso edulcorado de la derecha cuando se apropia de consignas políticamente correctas que suman votos y confunden a muchos. (*) Periodista.

También puede revisar

Nora Lafón – Ariel Fronte – Ernesto Conti – Alejandro Camaño – Julio Albornoz – Ezequiel Scher – Mario Portugal – Kuky Coria – Marlene Wayar – Fanny Mandelbaum – Beatriz Balvé – Fernando Castro – Adrián Ríos – Patricia D’auria – Sergio Torres – Diego Della Corna – Luis Medina – Mariela V. Molina – Marina Agesta – Eduardo Ramenzoni – Carolina Suárez – Juan Carlos Kehiayan

-

Edgardo Bonzi – Pedro Brieger – Alberto Borda – Fernando Frustaci – Silvana Redivo – Ayelen Scharovsky – Carlos Calviño – Cesar Ferri – Martín Aostri – Joaquín Bonelli – Lucrecia Cuesta – Federico Bonino – Walter Queijeiro – Mariana Fasciolo – Marcelo Manuele – Gustavo Cravenna (Gus) – Susana Etcheverri – Argentino Lorenzo – Camilo Sapienza – Sergio Ibáñez – Osvaldo Etrea – Gustavo Veiga – William Puente – Diego Spina – Vicente Zito Lema – Carlos Beto Páez – Lilia Camacho – Juan Manuel Ramis – Fernando Roperto – Fernando Finvarb – Fernando Torrillate – Gustavo Borinelli

-