Home / Notas / Patrañas informativas y la picazón del toro

Patrañas informativas y la picazón del toro

Por Leticia Amato (*).- La ficcionalización del discurso mediático está adquiriendo, en estas horas de penuria mundial, inquietantes ribetes de comicidad que combinan elementos clásicos de la ciencia ficción distópica, con relatos épicos y tramas telenovelescas. Las patrañas informativas rozan el delirio y están a la orden del día.

Curiosamente, en pleno combate mediático contra la gran potencia asiática, los ecos de los ecos de un disturbio que habría existido entre agentes de seguridad de la ciudad china de Guangzhou y ciudadanos nigerianos residentes en dicha ciudad, se convirtieron en noticia y produjeron una espiral viral de malintencionadas interpretaciones. A tal punto llegó la alienante carrera por la tergiversación informativa, que funcionarios diplomáticos de sendas naciones debieron ocuparse de desmentir tamaño infundio, que incluyó hasta la manipulación del epígrafe de la foto en la que, el diplomático chino se inclina para mirar imágenes de un celular apoyado en una mesa ratona pero, la imagen está rotulada con un diplomático chino se disculpa ante el canciller nigeriano.

Resulta interesante observar, por otra parte, cómo el discurso mediático imperante marca el pulso de una suerte de esquizofrenia colectiva, capaz de reclamar hasta el cansancio durante las últimas tres décadas, el achicamiento del Estado –esto, como sabemos, significó, también, despiadados recortes presupuestarios en el sistema de salud público- y con idéntico volumen de indignación exigir hoy, que ese mismo Estado resuelva la hecatombe económico-sanitaria-habitacional que vino a poner en evidencia la pandemia.

En similar dirección, encontramos otra tragicómica paradoja azuzada por los medios: cunde el pánico, ya no a causa del Covi19, ahora el objeto del terror –más propio de un sketch  capusoteano que de la sección editorial de periódicos de circulación nacional- es, en contexto de pandemia, el incremento del control de los datos de la ciudadanía, por parte del Estado. El enorme temor a que estas prácticas produzcan, como es lógico, el inminente advenimiento del sistema comunista, dios nos libre, ha inspirado incluso la realización de una marcha que, finalmente, lo único que movió fue a las cosquillas. Sin embargo, qué notable, no sonó ningún bocinazo cuando se conoció que desde el sector privado, multinacionales de la big data, la tecnología y la comunicación, como Google, Facebook, y otros, hurtan sin disimulo y sistemáticamente todos nuestros datos de consumo, aspiraciones, deseos, amistades, emociones, movimientos geográficos, inclinaciones sexuales, estados bancarios. (Aunque, vale decir, que una buena parte de esos datos los brindamos nosotros mismos de motus proprio).

Afortunadamente, en medio del vendaval de engañifas informativas, un día amanecemos para leer que Toro se rascó el trasero en un poste y dejó sin luz a 800 familias, y nos sentimos agradecidxs por hallar, al menos, una certeza, porque si de algo no podemos dudar, es que aquel toro sí, segura y ciertamente, sufrió una gran picazón.

(*) Periodista. Secretaria de Asuntos Profesionales de la UTPBA. Miembro de la Secretaría de Juventud y Nuevas Tecnologías de la Federación Latinoamericana de Periodistas – FELAP.

Sobre Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires

También puede revisar

Instructivo para tramitar recetas y retirar medicación

La Obra Social de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires – OSTPBA, pone en funcionamiento …

UTPBA: Cursos y seminarios virtuales

Locución; Producción Integral en Radio; Manejo de Redes Sociales; Publicidad y Marketing Online; Cámara e …