Home / Notas / Estados Unidos, la locomotora del gasto militar mundial

Estados Unidos, la locomotora del gasto militar mundial

Por Manlio Dinucci (*).- Según los estimados del Instituto Internacional de Estocolmo de Investigaciones sobre la Paz ‎‎(SIPRI, siglas en inglés), el gasto militar mundial sobrepasó en 2018 los 1 800 millardos de ‎dólares, lo cual representa un gasto en términos reales de 76% en relación con 1998. O sea, el mundo gasta alrededor de 3,5 millones de dólares por minuto en ‎armamento o en los ejércitos. ‎

En el primer lugar está Estados Unidos, que en 2018 gastó 649 millardos en el sector militar. ‎Esa cifra incluye el presupuesto del Pentágono, con todas las operaciones militares ‎estadounidenses en el exterior, pero no abarca todo el gasto militar real de Estados Unidos. Para ‎eso habría que agregar otros gastos de carácter militar que no están contabilizados en esa suma, ‎como el departamento a cargo de los veteranos, cuyo presupuesto para 2018 fue de 180 000 ‎millones de dólares. ‎

La comunidad de los servicios de inteligencia, que se compone de 17 agencias federales (la más ‎conocida es la CIA), declara un presupuesto de 81 500 millones, que es sólo la punta visible del ‎iceberg del gasto real de Estados Unidos en todo tipo de operaciones secretas. ‎

El Departamento para la Seguridad de la Patria (Homeland Security) gastó en 2018 ‎‎70 000 millones de dólares, principalmente en «proteger con los servicios secretos nuestra infraestructura financiera y a nuestros más altos dirigentes». ‎

El Departamento de Energía gastó 14 000 millones, que corresponden sólo a la mitad de su ‎presupuesto destinado al mantenimiento y la modernización… del arsenal nuclear estadounidense. ‎

Agregando esos gastos no contabilizados y otros más, el gasto militar de Estados Unidos ‎se eleva en realidad a unos 1 000 millardos, lo cual representa 3 000 dólares por habitante. ‎El gasto militar es de hecho la principal causa del déficit federal, que se elevó a 1 000 millardos ‎y sigue una tendencia ascendente. Junto a otros factores eso eleva la deuda pública ‎estadounidense, que se dispara en 2019 a más de 22 000 millardos, con intereses anuales de ‎‎390 millardos, destinados a convertirse en el doble de esa cifra para el año 2025. ‎

Ese sistema se basa únicamente en la hegemonía del dólar estadounidense, cuyo valor no está ‎determinado por la capacidad económica real de Estados Unidos sino por su uso como principal ‎moneda de las reservas en divisas y de los precios internacionales de las materias primas. ‎Eso permite a la Reserva Federal imprimir miles de millardos de dólares para financiar la colosal ‎deuda pública estadounidense con obligaciones y otros títulos emitidos por el Departamento del ‎Tesoro. ‎

Como China, Rusia y otros países que cuestionan la hegemonía del dólar –y junto a ella todo ‎el orden económico y político bajo la dominación de Occidente–, Estados Unidos recurre ‎cada vez más frecuentemente a la carta de la guerra, consagrando un 25% de su presupuesto ‎federal a la maquinaria bélica más costosa del mundo. ‎‎

El gasto militar de Estados Unidos ejerce un efecto de locomotora sobre el de los demás países, ‎que sin embargo se quedan muy por debajo. El SIPRI estima el gasto militar de China en ‎‎250 millardos de dólares para el año 2018, aunque la cifra oficial anunciada por Pekín es de ‎‎175 millardos. El de Rusia está estimado en 61 millardos, 10 veces menos que el de ‎Estados Unidos –si nos limitamos sólo al presupuesto del Pentágono. Según los mismos ‎estimados, 7 países miembros de la OTAN –Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, ‎Italia, Canadá y Turquía– representan juntos cerca de la mitad del gasto militar mundial. ‎

El gasto militar de Italia, que se elevó en 2018 del puesto 13 al puesto 11 a nivel mundial, está ‎estimado por el SIPRI en 27,8 millardos de dólares. Se confirma así la estimación, incluyendo ‎otros sectores que no aparecen en el presupuesto de Defensa, de que el gasto militar de Italia ‎alcanzó los 25 millardos de euros anuales y que se mantiene en aumento. ‎

Eso significa que en un solo año, Italia ya gasta actualmente con fines militares el equivalente ‎‎(según las previsiones) de 4 años de ingresos de su ciudadanía. Siguiendo instrucciones de Estados Unidos, ya se ha decidido en Italia un fuerte aumento de ese gasto. ‎

(*) Geógrafo y politólogo.

-Nota publicada en Il Manifesto (Italia) y traducida al español por la Red Voltaire.

Sobre Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires

También puede revisar

El documental “Que sea ley” llega al Festival de La Habana

Por Laura Caniggia (#).- Que sea Ley es un documental que retrata la lucha de …

Reunión de la UTPBA con el Embajador de China en Argentina

Con el objetivo de intercambiar información y valoraciones en torno a la nueva Plataforma de …