Home / Destacados / Un año sin Marta

Un año sin Marta

Este 11 de agosto se cumple un año de la muerte de la compañera Marta Scavac, entrañable amiga, defensora de las ideas de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) y pareja del periodista y escritor Haroldo Conti al momento de su desaparición, en mayo de 1976.

Su relación con Haroldo comenzó cuando él era su profesor de latín en una escuela nocturna. Marta dijo que fue la lectura de la novela Alrededor de la jaula lo que la enamoró del padre de su hijo Ernesto –nacido en 1975-.

Fue importante colaboradora de una de las obras máximas de Conti, Mascaró, el cazador americano, que recibió el premio Casa de las Américas en 1975.

Su hija Miriam recuerda: “Mi mamá siempre decía que Mascaró había sido su primer hijo con Haroldo, trabajaron mucho y con mucho amor en ese libro”. “Trabajamos a dos máquinas”, señaló una vez Marta, “él con una escribía y yo con otra corregía y pasaba en limpio los textos”.

Con la llegada del terrorismo de Estado Haroldo fue detenido y desaparecido en los primeros minutos del 5 de mayo de 1976. Para Marta no fue un desaparecido más, pero luchó por todos, por los 30 mil. Marta exigió justicia. Y mientras marchaba reclamando verdad y castigo a los culpables de torturas y crímenes, denunciaba dentro del país y en el exterior a los asesinos militares y civiles.

A su regreso del exilio, que incluyó estadías en Cuba, México y Suecia, Marta estableció su vínculo con la UTPBA: “Desde entonces encontré en estos compañeros las manos solidarias siempre extendidas, el consejo oportuno, el apoyo que faltaba ante la ausencia de una familia que fue destruida por tanto dolor”, escribió en el año 2010.

Marta trabajó en el Área de Comunicación de la UTPBA y fue compañera de Mario Bonino, secuestrado y asesinado en noviembre de 1993 mientras realizaba tareas en la entidad. En diciembre de 2015 Marta recibió el Premio Mario Bonino.

Marta cuando recibió el Premio Mario Bonino de la UTPBA. El compañero Fernando Lorenzo le entregó la distinción.

Sobre Bonino dijo: “Un tiempo sin Mario. Sin su mano compañera siempre extendida en su capacidad de dar. Sin su sonrisa transparente escondiendo timidez. Sin su mirada brillante hablando de su hijo. Sin su fuerza cuando tenía que poner el cuerpo en esa pelea diaria contra el hostigamiento, sin máscara, hacia la prensa. No importaba el riesgo ni el cansancio. Mario era incansable ante el reclamo de los que eran amenazados. Su espíritu solidario fortalecía su férrea voluntad de lucha ante la injusticia”.

Su hijo Ernesto la nombra como solo un hijo puede hacerlo: “nada iguala más el amor a una madre, que siempre brillará con su presencia. Te extraño, te recuerdo, siempre presente mamá”.

Para Marta no fueron indiferentes la injusticia, el dolor, la vida, la muerte, el amor. Defendió con pasión y consecuencia lo que había que defender. Luchó y se opuso contra aquello que era intolerable. Por eso la recordamos, con respetuoso afecto, a un año de su partida.

 

Sobre Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires

También puede revisar

El desempleo

Por Osvaldo Ardizzone (*).- Ya se que es legal, Juan… La vida esta llena de …

Hablar de Mario

Hablar de Mario, por supuesto es hablar de un hombre, un hijo, un padre, un …