Home / Género / Paremos el acoso callejero

Paremos el acoso callejero

 

Por Analía Daniela López (*).- El acoso callejero configura una violencia que pasa desapercibida para la mayoría de las personas que no lo entienden como un abuso. Para poner en número este flagelo MuMaLá -Mujeres de la Matria Latinoamericana- y el ISEPCI -Instituto de Investigación Económica y Política Ciudadana- realizaron una encuesta sobre acoso callejero en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.Para interiorizarnos sobre los resultados de la encuesta entrevistamos a Raquel Vivanco, Coordinadora Nacional de MuMaLá.

¿Cómo reaccionó la población a la Campaña Nacional #ParemosElAcosoCallejero?

La sociedad viene debatiendo y reflexionando fuertemente sobre todas las manifestaciones de la violencia contra las mujeres, la movilización del 3 de junio del año pasado así lo demostró, lo que hace a que el acoso callejero sea tomado como una forma más de las manifestaciones de la violencia sexista. Fue muy buena la reacción ante la Campaña y recibimos muchas adhesiones para que el Congreso de la Nación transforme en ley el proyecto de prevención y sanción del Acoso Callejero presentado por la Diputada Nacional Victoria Donda.

La totalidad de las mujeres encuestadas manifestó haber sufrido una situación de acoso en la vía pública, ¿sorprendió esa cifra?

Si, el 100% de las mujeres que encuestamos dijo haber sufrido alguna situación de acoso callejero a lo largo de su vida, la mayoría dijo haber atravesado varias de las situaciones planteadas en la encuesta (bocinazos, comentarios sobre su apariencia y sexualmente explícitos, insultos, etc.). La verdad es que no nos sorprendió ya que el acoso sexual contra las mujeres en la vía pública es una práctica muy extendida, naturalizada y aceptada. Sabíamos que iba a ser así.

Cuando se critica el acoso callejero hay una actitud de tomarnos como histéricas o la expresión “vamos me vas a decir que no te gusta un piropo”, ante estos hechos, ¿Cuál crees que es la mejor respuesta para concientizar a lxs interlocutores de la gravedad de los hechos?

La mayoría de las veces estos comentarios en contra de la reacción y denuncia de las mujeres son realizados por hombres, ya que ninguno asume que los mal llamados piropos son una expresión más de la violencia machista.

Nos parece importante reflexionar interpelando a los varones haciéndoles preguntas que los ubiquen en nuestro lugar, por ejemplo: preguntarles si al momento de elegir la ropa con la que van a salir a la calle tiene en cuenta la posibilidad de ser acosados (el 50% de las mujeres encuestadas dijo hacerlo), preguntarles si cambian de vereda por temor a recibir acoso al ver un grupo de mujeres reunidas en la calle (el 74% de las mujeres cruzan la calle para evitar pasar delante a un grupo de hombres), si alguna vez los siguieron (el 47% de las mujeres encuestadas fue seguida en la vía pública), si les tocan bocina a cada rato, etc.. Quienes nos tildan de histéricas no tienen dimensión real de las situaciones cotidianas que vivimos las mujeres y mucho menos de cómo nos sentimos ante las mismas.

Lo importante de esta encuesta es que justamente releva lo extendido del problema y evidencia las estrategias que llevamos adelante las mujeres para poder transitar de manera segura el espacio público ante la ausencia de políticas públicas que den respuesta a esta situación.

La agresión empieza desde muy temprano edad, en la encuesta se menciona los 9 años como uno de los comienzos de este padecimiento, ¿se puede seguir hablando de sólo acoso callejero cuando se trata de menores?

La encuesta revela que desde edades muy tempranas las mujeres y niñas estamos expuestas a sufrir este tipo de violencia en la vía pública, nos referimos a acoso callejero en tanto las situaciones vividas no configuren un delito mayor como abuso deshonesto por ejemplo, y claro que el hecho de que sea desde edades tempranas agrava la situación ya que las posibilidades de denuncia y resolución de estas terribles experiencia son mucho más limitadas y quedan grabadas a fuego en la memoria. Las mujeres que sufrieron situaciones de acoso sexual en la vía pública a edad temprana recuerdan a la perfección la situación vivida ya que es una experiencia traumática en la mayoría de los casos.

El hecho de que las mujeres estemos limitadas en el espacio público y que no podamos transitar de manera libre y segura constituye un grave problema, ¿el proyecto de Ley como prevé tratar, prevenir y sancionar este tema?

Si, constituye un grave problema. El proyecto de ley para la prevención y sanción del acoso sexual en espacios públicos presentado en abril del año pasado por la Diputada Nacional Victoria Donda prevé una pena económica a través de una multa que va entre los $100 y los $7000 que será recaudada con el Consejo Nacional de las Mujeres para llevar adelante campaña de concientización y sensibilización a la vez que será el CNM quien deba diseñar y ejecutar políticas públicas tendientes a combatir el acoso callejero. El proyecto establece también la semana nacional contra el acoso callejero del 12 al 18 de abril de cada año para visibilizar en todo el territorio nacional esta problemática y plantea la incorporación de la problemática en las curriculas escolares desde una mirada de derechos.

Ante la pregunta de qué hacemos las mujeres para evitar situaciones de acoso se me viene la contra pregunta de qué hace la sociedad para evitar que haya personas acosadoras, ¿cree que se puede sacar la mirada del cuidado/prevención de la mujer y pasarlo a responsabilizar directamente a los acosadores?

Entendemos que para que la resolución de esta problemática no quede puesta en manos de las mujeres, de manera individual y exclusiva como viene sucediendo, debemos exigir que el Estado sea quien deba garantizar nuestros derechos, para responsabilizar a los acosadores necesitamos que se incorpore la problemática a las agendas de los gobiernos y se diseñen y ejecuten políticas públicas para erradicar esta práctica tan cotidiana y naturalizada por el conjunto. En tanto no evidenciamos que detrás del piropo existe una situación de acoso va a ser muy difícil que revirtamos esta realidad que tiene una fuerte raigambre cultural.

Mi actitud ante un acoso callejero es confrontativa, pero muchas veces termino frustrada y muchas veces atacada ¿Qué actitud recomiendan tomar a una persona víctima de acoso callejero?

Ante todo denunciar, hacerlo público, alertar de la situación para que empiece a haber condena social en torno a los acosadores. Muchas veces los acosadores son personas que nos cruzamos en nuestras rutinas diarias, es fácil identificarlos. Tenemos que dejarlos al descubierto para que vean que la tolerancia es cada vez menor.

(*) Periodista

-Fuente: www.revistafurias.com

Sobre Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires

También puede revisar

Convocatoria: “Espíritu Indomable”

Con motivo de registrar las historias de los pueblos de todos los países en la …

Instructivo para tramitar recetas y retirar medicación

La Obra Social de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires – OSTPBA, pone en funcionamiento …